Gobernanza y Nueva Gestión Pública — Colloqui (2022)

Ernesto Ortiz Diego
2 de Noviembre del 2015

Este cuarto módulo del Diplomado en Gobernanza y Nueva Gestión Pública, tiene como propósito analizar el proceso de incorporación de la calidad en el sector público. Para ello, se proporciona un panorama general de la problemática que enfrentan las instituciones públicas en el contexto económico, social y político actual, con el fin de explicar cómo las instituciones de gobierno se han aproximado, cada vez con mayor frecuencia, a los modelos de gestión de calidad.

Un primer aspecto a destacar es que los retos de la tarea de gobierno obligan a emplear, cada vez con mayor frecuencia, modelos de gestión novedosos, innovadores y atingentes, que permitan imprimir mayor racionalidad y eficacia a las políticas públicas. Es el caso de la gestión de calidad, un modelo que se tomó del sector privado hace más de dos décadas, y que hasta ahora se ha estudiado muy poco para lograr su institucionalización y adopción plena en las administraciones públicas.

Los gobiernos y las administraciones públicas se enfrentan a su vez a la necesidad imperiosa de mejorar la prestación de servicios públicos fundamentales para el desarrollo y funcionamiento de las sociedades, tales como los servicios tributarios, trámites diversos, seguridad pública, transporte, salud, educación, abasto, agua potable, construcción de infraestructura; servicios que muestran una demanda creciente por una provisión de calidad a la altura de las necesidades y expectativas de los ciudadanos.

En este marco se debe ubicar el presente trabajo, que si bien se enfoca a analizar la aplicación de los modelos de calidad en la gestión pública, no esquiva la necesidad de proponer un marco general de interpretación, en el que tampoco se elude un posicionamiento sobre las transformaciones del Estado, la gestión pública y la gobernanza, que han producido en los últimos tiempos, junto con algunas de sus principales causas.

Para ello, el trabajo se divide en tres grandes apartados. En el primero se analiza la relación entre globalización, Estado y gobernanza. El segundo presenta la vinculación entre la nueva gestión pública y la gestión de calidad. Por último, en el tercero se analiza la gestión de calidad a partir de las Normas ISO 9000 y la función del rediseño de procesos.

GLOBALIZACIÓN, ESTADO Y GOBERNANZA

Desde una perspectiva institucional, la globalización ha planteado la necesidad de reorganizar y reestructurar los gobiernos y las administraciones públicas, para permitir un mayor y más ágil flujo de capitales, mercancías y personas entre las diversas regiones del mundo. En este sentido, es claro que, desde los primeros años, los imperativos de la globalización obligaron a muchos Estados a modificar legislaciones, transformar sus instituciones y ajustar las burocracias, enfrentando con ello nuevos retos para la gobernanza de sus sociedades.

(Video) Luis F aguilar Villanueva - Gobernanza y Gestión Publica

De acuerdo con el filósofo Luis F. Aguilar Villanueva: “Por gobernación/gobernanza se entiende hoy, espontáneamente, el proceso o conjunto de acciones mediante el cual el gobierno dirige o conduce a la sociedad. Pero, examinando a fondo, la dirección de la sociedad supone e implica definición de objetivos comunes, la aceptación social suficiente de los mismos, la participación directa o indirecta de la colectividad en la realización de los objetivos comunes y la coordinación de las múltiples acciones de los sectores sociales para posibilitar y/o asegurar su realización” (Luis F. Aguilar Villanueva, Gobernanza y gestión pública, México, Fondo de Cultura Económica, 2009).

RIESGOS DE LA GLOBALIZACIÓN

En términos generales, la globalización ha provocado una serie de impactos de carácter económico, político e incluso territorial que influyen en la propia estructura y configuración de los Estados nacionales y su interrelación. Los impactos a que se hace referencia se han caracterizado de diversas maneras. Por un lado, se destaca las transformaciones globales, en un sentido positivo, y por otro, se habla cada vez más de los efectos negativos de la globalización, definiéndolos como nuevos riesgos globales o nuevos miedos globales (Zygmut Bauman, 2008).

Al analizar el papel del Estado en la actualidad, resulta inevitable referirse a los impactos señalados y estudiados para entender cómo afectan al sector público y su estructura institucional. Lo anterior porque si bien en los primeros años la globalización fue vista como un acontecimiento positivo, que prefiguraba una nueva etapa de apertura, competencia y crecimiento económico, recientemente muchos sectores consideran que también existe una globalización negativa que es “altamente selectiva del comercio y el capital, la vigilancia y la información, la coacción y el armamento, la delincuencia y el terrorismo, todos ellos elementos que rechazan de plano el principio de soberanía territorial y no respetan ninguna frontera estatal” (Zygmunt Bauman, 2008).

Fundamentalmente, a raíz de la crisis financiera internacional que detonó en septiembre de 2008, muchos analistas, entre los que se cuentan los premios Nobel de Economía Joseph Stiglitz y Paul Krugman, pronosticaron el fin de la etapa de la globalización y la recuperación de las capacidades regulativas de los Estados y sus gobiernos.

Aunado a lo anterior, se debe también observar el contexto al que se enfrenta el Estado en los diferentes planos del desarrollo actual. De la mano de Bauman, destacaríamos un primer plano que define la transición de una etapa sólida de la modernidad a una fase líquida, es decir, una etapa en la que las estructuras sociales y políticas se ven obligadas a transformarse de manera continua, sin poder solidificarse plenamente y con periodos de vida más breve. El segundo plano muestra una gradual separación entre poder y política, cuya principal consecuencia según Bauman, es la transferencia y abandono de muchas funciones que desarrollaba el Estado y que hoy quedan sujetas a las fuerzas del mercado, de la iniciativa privada o de los individuos. En tercer plano se refiere al resquebrajamiento de los sistemas de bienestar y el fin de la solidaridad social; ello provoca que hoy la sociedad se vea como una red, y no como una estructura sólida. Finalmente, en el cuarto plano se ubica el fin de la planificación, es decir, el tránsito hacia una modernidad líquida impide generar estrategias de largo alcance, obligando a accionar con una lógica inmediatista sin darle importancia al aprendizaje previo (Zygmunt Bauman, 2008).

TRANSFORMACIONES DEL ESTADO CONTEMPORÁNEO

Un rasgo evidente es que el Estado, como forma de organización política y territorial de las sociedades, ha mostrado cambios constantes a lo largo de la historia y en los últimos años, a consecuencia de la globalización, dichos cambios han impactado como nunca antes sus funciones políticas, económicas e institucionales, al experimentar un largo proceso de redimensionamiento, privatización y apertura (Francisco Moyado Estrada, 2002).

El historiador Eric Hobsbawm ha identificado muy bien los efectos de este conjunto de transformaciones, al sostener recientemente que “durante los pasados 20 años, sin embargo, el Estado territorial ha perdido –por diferentes razones- su tradicional monopolio de fuerza armada, mucha de su anterior estabilidad y poder, y cada vez más el fundamental sentido de legitimidad, o por lo menos de permanencia aceptada, que permita a los gobiernos imponerle a ciudadanos dispuestos, cargas tributarias y conscripción” (Eric Hobsbawm, 2010).

CRISIS DE LA CAPACIDAD DIRECTIVA DEL GOBIERNO

De manera específica, Luis F. Aguilar Villanueva enmarca esta complejidad como un problema de validez directiva del gobierno (y no de validez institucional o legal), que se relaciona con su capacidad de previsión y sus competencias técnicas, gerenciales y políticas. Para el autor, la problemática que enfrentan los aparatos públicos demuestra que la complejidad se ha trasladado del sujeto/institución gobierno a la acción del gobierno, es decir, al proceso de gobernación o gobernanza (Luis F. Aguilar, 2010). Siendo ahí precisamente donde se manifiestan nuevos retos para un proceso de gobierno exitoso, pues asistimos a la emergencia de nuevos y múltiples actores que plantean demandas y asuntos, poniendo a prueba la capacidad directiva y de coordinación gubernamental.
HACIA LA NUEVA GOBERNANZA

En suma, Aguilar Villanueva (2010) identifica algunas transformaciones consideradas como estructurales y que confirman, como señalamos en la primera parte de este apartado, que estamos ante un cambio de las relaciones entre gobierno y sociedad, perfilando una forma de gobierno más horizontal, interactiva e interdependiente, es decir, que conducen hacia la nueva gobernanza.

(Video) GIOVANY CASTRO: 3. ¿Qué es la nueva gestión pública?

“El concepto de nueva gobernanza consiste entonces en que el proceso social de decidir los objetivos de la convivencia y las formas de coordinarse para realizarlos se lleva a cabo en modo de interdependencia-asociación-comprobación/corresponsabilidad entre el gobierno y las organizaciones privadas y sociales” (Luis F. Aguilar Villanueva, 2009).

Junto con la nueva gobernanza, la calidad emerge también como un principio y valor público en tanto el contexto demanda una regulación económica de calidad para dar cauce a la diversidad de polos de poder económico; un marco institucional de calidad para mejorar la percepción social sobre la gestión y los servicios públicos que se brindan, así como una participación ciudadana de calidad para fortalecer la transparencia, la rendición de cuentas y la misma democracia.

NUEVA GESTIÓN PÚBLICA (NGP) Y GESTIÓN DE CALIDAD (GC)

La mayor complejidad social y política ha obligado a los gobiernos de diferente signo a buscar nuevas herramientas para conseguir sus objetivos y realizar eficazmente sus tareas. Por ello, han implantado tecnologías y sistemas de operación para reactivar una maquinaria aletargada, que requiere ofrecer respuestas innovadoras ante una ciudadanía cada vez demandante de servicios con calidad y eficiencia.

Es así como se ha venido articulando un nuevo modelo llamando nueva gestión pública, cuya implementación exige asumir una serie de principios que implican una fuerza diferente de visualizar la gestión gubernamental.

SURGIMIENTO DE LA NUEVA GESTIÓN PÚBLICA

En 1997, una excelente compilación de textos anglosajones, realizada por Brugué y Subirats, presentaba a la nueva gestión pública como un enfoque de transición de la vieja administración pública hacia u modelo que centra más la importancia en los resultados y en la responsabilidad; en organizaciones, recursos y condiciones contraculturales más flexibles y en técnicas de evaluación de rendimiento de los recursos humanos (Quinm Brugué y Joan Subirats, 1997).

La obra de Brugué y Subirats se centra en una perspectiva de transformación del sector público, junto a una visión de la transformación de las relaciones entre el gobierno y la sociedad. La administración pública tradicional y de la orientación instrumental de la gestión (managment) en un sentido genérico. Por vía normativa, la gestión pública incorpora una mayor preocupación por temas como la democracia y la responsabilidad pública, así como por valores como la equidad, la consistencia y la igualdad. Por vía instrumental, la gestión pública reconoce la necesidad de la eficiencia por medio de una visión estratégica, estructuras adecuadas, personal profesionalizado y técnicas gerenciales (Quinm Brugué y Joan Subirats, 1997).

La administración pública consiste en la estructura del Poder Ejecutivo, subordinada al gobierno, que tiene la misión de coordinar e implementar las políticas públicas; como institución representa la estructura que hace posible la vinculación entre gobierno y sociedad (Ignacio Molina y Santiago Delgado, 1998).

En ese orden de ideas, de acuerdo con Christopher Hood (1996), el concepto de nueva gestión pública surgió para describir los cambios que experimentaban las políticas de gestión dentro del sector público en países como Inglaterra, Nueva Zelanda, Australia, Canadá y Estados Unidos. Fue así como el concepto “se abrió paso y se generalizó para describir, valorar o criticar los cambios organizativos, directivos y operativos que a lo largo de los años ochenta sucedían en el sector público de muchos países y cuyo punto de partida y referente mundial fueron las reformas administrativas de la Gran Bretaña, impulsadas inicialmente por la primera ministra Margaret Thatcher y continuadas después por el primer ministro John Major…” (Luis F. Aguilar Villanueva, 2009:144).

LA NUEVAS GESTIÓN PÚBLICA A NIVEL INTERNACIONAL

En el plano institucional, los países desarrollados se encuentran inmersos, desde hace por lo menos 20 años, en un proceso de transformación de las organizaciones del sector público siguiendo diversas líneas de orientación que surgen desde la nueva gestión pública y que se pueden resumir de la siguiente forma:

(Video) Webinar - Innovación Pública y Gobernabilidad para líderes y lideresas de América Latina y el Caribe

  1. Rediseño de estructuras organizativas,
  2. Transformación de culturas burocráticas,
  3. Racionalización y flexibilización de los sistemas de función pública,
  4. Flexibilización de las formas de gestión,
  5. Receptividad y apertura.

LA REFORMA GERENCIAL EN AMÉRICA LATINA

En América Latina, el arranque de todo el proceso de transformación hacia la nueva gestión pública debemos ubicarlo con el inicio de la ola de reformas económicas que buscaban transformar las relaciones entre el Estado, la economía y la sociedad, además de incorporar a la región a los mercados internacionales. Tanto en Brasil, Argentina, Chile, México, Colombia y Venezuela, entre otros, a lo largo de los años ochenta se impulsaron programas de ajuste estructural (reformas de primera generación), a los que siguieron otra serie de reformas institucionales enfocadas a la modernización de las administraciones públicas (reformas de segunda generación) (Francisco Moyado Estrada, 2006).

La Agenda de la Reforma Gerencial en América Latina, según el mismo documento del Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD), en resumen, señala que la NGP para América Latina, anunciada en el Consejo CLAD, tiene una premisa doble: la insuficiencia de la reforma administrativa entendida como redimensionamiento del Estado (con liberalización paralela de los mercados) y el cuestionamiento de la forma burocrático-piramidal de la AP tradicional). La propuesta consiste en transitar de una estructura basada en normas centralizadas a una que se sustente en un arreglo descentralizado que acentúe la responsabilidad de los gerentes para producir más eficientemente los resultados públicos deseados, pero con la advertencia de que este modelo organizativo-gerencial, inspirado en la forma de la empresa privada, debe adecuarse al contexto del sector público en el que se inserta y debe ser contrapesado por reformas de control” (Luis F. Aguilar, 2009).

LA GESTIÓN DE CALIDAD

El proceso de implementación descrito muestra cómo los principios que derivan de la nueva gestión pública se han interrelacionado con otros modelos de operación dentro de las organizaciones públicas; uno de éstos es el modelo de gestión de calidad, para lo cual es necesario identificar su evolución dentro de las empresas y organizaciones públicas, así como sus principales categorías, postulados y exponentes.

Respecto al tema de la calidad, cabe destacar que, aunque la conceptualización de los métodos y su tratamiento científico se dio con gran profusión inicialmente en los Estados Unidos, fueron los japoneses los primeros en adoptarla como instrumento de gestión de las empresas para la generación de productos y servicios, lo que le valió a Japón conquistar el liderazgo en importantes sectores durante la segunda mitad del siglo XX (Edmundo Guajardo Garza, 1996).

Así se consolida la calidad como atributo relativo que un cliente le da a un producto o servicio, con base en la capacidad de éste para satisfacer sus expectativas. Esto es congruente con la definición de calidad como “la totalidad de propiedades y características de un producto o servicio que los hacen capaces de satisfacer necesidades dadas, en razón de que cumple con las especificaciones preestablecidas” (citada por Luis F. Aguilar, 2009).

NORMAS ISO 9000 Y REDISEÑO DE PROCESOS

La calidad adquirió fuerza una vez que se difundió la aplicación de las normas ISO 9000 y en cuanto se pusieron en marcha los ejercicios de certificación en procesos relacionados con la generación de productos y servicios. Por lo tanto, aseguramiento de la calidad, normalización y certificación son procesos que se deben analizar bajo una visión de conjunto para determinar la contribución de los estándares ISO 9000 al avance y difusión de la calidad entre las empresas, pero también entre las organizaciones del sector público.

Este tipo de análisis permite identificar el potencial de la gestión de calidad como factor de productividad entre las organizaciones, así como su aportación a la competitividad y la eficacia; además de evaluar el nivel de aplicación alcanzado entre las administraciones públicas, junto a los elementos que se pueden reforzar en el futuro frente a los retos de mejora de la gestión de servicios que presta el sector público.

ASEGURAMIENTO, ESTANDARIZACIÓN Y NORMALIZACIÓN
Si bien se ha demostrado que la preocupación por la calidad y los procesos de estandarización y normalización en el campo de la producción ha existido desde hace mucho tiempo, es en realidad después de la segunda mitad del siglo XX cuando se establecen mecanismos de control y aseguramiento de la calidad por medio de estándares y normas de alcance internacional.

NORMAS ISO 9000

(Video) Clase abierta: "Gobernanza: principales características"

En este marco, y una vez que el aseguramiento de la calidad mostró sus beneficios en términos de competitividad y producción, surgió la norma ISO 9000, creada por la International Standard Organization (ISO) en 1987 como un conjunto de normas o estándares internacionales orientados a controlar, asegurar y evaluar la calidad de productos y servicios entre las organizaciones privadas y públicas (Lourdes Munch Galindo, 1998).

En suma, la etapa de aseguramiento de la calidad representa un avance importante en relación con la gestión de las organizaciones. Las normas ISO se diseñaron para estandarizar los procesos organizativos, con el fin de lograr la calidad de los productos y satisfacer las expectativas del cliente, pero al mismo tiempo su aplicación impactó los sistemas de gestión de manera que se abrió una nueva etapa de búsqueda de la calidad, que involucró a los diferentes niveles de las organizaciones, desde el nivel directivo hasta los niveles operativos y técnicos, pasando por las áreas de producción hasta llegar al cliente.

PROCESO DE CERTIFICACIÓN

Los procesos de certificación sirven para acreditar la capacidad de un organismo o empresa para ofrecer un servicio, producto o sistema en función de los requisitos y estándares comprometidos en las normas. Para ello se recurre a un ente certificador, mismo que constata que efectivamente un producto, proceso o servicio cumple con los requisitos especificados en un índice de referencia. La certificación se basa en los procesos que generan un producto o servicio y no en el producto/servicio en sí mismo.

Un proceso de certificación se desarrolla de acuerdo a la siguiente secuencia:

  1. Definición de un plan estratégico,
  2. Integración del consejo de calidad,
  3. Nombramiento de un grupo de facilitadores,
  4. Formulación y análisis del manual de calidad,
  5. Análisis de procedimientos y documentación del sistema de calidad,
  6. Implementación de acciones preventivas y correctivas,
  7. Certificación.

GESTIÓN POR PROCESOS

La gestión por procesos concibe a la organización como un sistema interrelacionado de actividades que conducen hacia la generación de productos o servicio sobre bases que contribuyen a incrementar la satisfacción del cliente. Desde este punto de vista, la gestión por procesos contribuye a visualizar a una organización por medio de una “gestión interfuncional”.

En este sentido, el análisis de un proceso puede dar lugar a acciones de rediseño para incrementar la eficacia, reducir costos, mejorar la calidad y acotar los tiempos, reduciendo los plazos de producción y entrega de productos y servicios. Este tipo de análisis, 1] determina qué procesos necesitan ser mejorados o rediseñados, 2] establece prioridades y 3] provee alcanzar objetivos establecidos por las empresas y organizaciones.

REINGENIERÍA DE PROCESOS, GESTIÓN DE CALIDAD Y CAMBIO ORGANIZATIVO

Para entender los alcances del rediseño en su vertiente de transformación radical de las organizaciones, resulta importante referirse a este tipo de herramienta de innovación desde el concepto de reingeniería de procesos, Business Process Re-engineering (BPR) que, si bien ha ocupado un lugar importante en los estudios organizacionales y de gestión de los últimos 30 años, poco se ha estudiado en su vertiente del cambio organizativo.

“Reingeniería es la revisión fundamental y el rediseño radical de procesos para alcanzar mejoras espectaculares en medidas críticas y contemporáneas de rendimiento, tales como costos, calidad, servicio y rapidez” (Hammer y Champy, 1994).

Hasta ahora la gestión de calidad y el rediseño de procesos se han considerado como herramientas complementarias que contribuyen a la mejora de las organizaciones privadas o públicas. Por un lado, la gestión de calidad busca introducir mejoras radicales, si es preciso articular nuevos procesos para enfocar la generación de productos y servicios a la satisfacción del cliente.

(Video) Democracia, gobernabilidad y gobernanza

Videos

1. NUEVA GESTIÓN PÚBLICA ¿QUÉ DEBO SABER?
(RyC Consulting)
2. XIV Coloquio en Educación Superior y Gobernanza Universitaria
(Gobernanza Universitaria TV)
3. 07. Gobierno Abierto e Innovación: El aporte a la nueva gobernanza pública - 12/03/2021
(Escuela Nacional de Control)
4. MODELOS DE GESTIÓN EN LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA
(público y político)
5. ¿Qué es la gobernabilidad?
(ProGobernabilidad)
6. Las políticas públicas de la nueva gobernanza democrática 1 de 3
(Flacso México)

Top Articles

Latest Posts

Article information

Author: Jeremiah Abshire

Last Updated: 01/17/2023

Views: 5907

Rating: 4.3 / 5 (54 voted)

Reviews: 85% of readers found this page helpful

Author information

Name: Jeremiah Abshire

Birthday: 1993-09-14

Address: Apt. 425 92748 Jannie Centers, Port Nikitaville, VT 82110

Phone: +8096210939894

Job: Lead Healthcare Manager

Hobby: Watching movies, Watching movies, Knapping, LARPing, Coffee roasting, Lacemaking, Gaming

Introduction: My name is Jeremiah Abshire, I am a outstanding, kind, clever, hilarious, curious, hilarious, outstanding person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.